611 400 118 - Atención telefónica: 10:00 a 14:00 y 16:00 a 20:00 info@mindfulnessalicante.com

pelicula camina conmigo

Hace unos días fui a ver la película CAMINA CONMIGO, que se adentra en la comunidad budista de Plum Village, Francia, en la que sus integrantes renuncian a todas sus pertenencias con un propósito común: transformar el sufrimiento y poner en práctica el arte del “mindfulness” bajo la tutela de Thich Nhat Hanh, maestro zen y activista por la paz mundialmente famoso. “Camina conmigo” supone una meditación sobre la comunión con las cuestiones existenciales y la búsqueda de una conexión más profunda con uno mismo y el mundo.

Thich Nhat Hanh, es uno de los maestros que han contribuido a difundir la práctica del Mindfulness por el mundo occidental. Respecto a este punto existe un poco de desconocimiento y confusión. Se suele atribuir el origen del Mindfulness (de forma errónea) al médico Jon Kabat-Zinn, al diseñar e introducir la técnica conocida como Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (REBAP) en los hospitales norteamericanos. Este protocolo con el tiempo desembocó en el programa de mindfulness más famoso de todos, el programa Mindfulness Based Stress Reduction (MBSR). Actualmente, dentro del ámbito de la psicología, cada vez más proliferan otros programas basados en el mindfulness, como lo son el MBCT (Mindfulness Based Cognitive Therapy) o el MSC (Mindfulness Self-Compassion), desarrollado por Kristin Neff y Christopher Germer.

Se trata en definitiva de programas diseñados por diferentes autores del mundo de la psicología, que intentan aplicar el mindfulness  como una herramienta más de “intervención psicológica”. Apareciendo por lo tanto, una variedad de formaciones especializadas para psicólogos, que están estructuradas muchas de ellas en varias fases. Además de dotarlas de un carácter de “post-fomación” psicológica, tienen unos costes bastante considerables (mas de mil euros cada curso). Todo un fantástico mercado de compra-venta, que supuestamente acredita a que un profesional de psicología use bien el mindfulness en su practica clínica, ya que previo pago uno entra a formar parte de alguna asociación de mindfulness con siglas inglesas que otorga mas renombre e importancia al asunto.

Dejando a un lado estas cuestiones de marketing, en mi opinión todos estos programas tienen en común un factor determinante. En el intento de protocolizar el mindfulness e intentar su instrumentalización dentro del ámbito clínico, se olvidan de lo que es el mindfulness en sí. Y eso convierte a estos programas en una simplificación y distorsión de lo que es en esencia el mindfulness. Además, se hace creer a la opinión publica que este uso clínico del mindfulness, es en sí mindfulness. Y todo ello argumentado mediante su conceptualización moderna y científica.

Por todo ello, no hay que confundir la utilización de programas psicológicos basados en mindfulness con el mindfulness en sí. Es lícito y compresible el boom que está viviendo el uso del mindfulness, pero hay que tener muy presente (como ocurre en otros sectores como el farmacéutico), que detrás de esta moda y proliferación de cursos y formaciones, en muchas ocasiones hay grandes intereses económicos, al margen, del aspecto mas importante sobre ello, que no es otro que el alejamiento de su filosofía y principios, al convertir su uso en una especie de simplificación occidental un tanto naif, con el objetivo de eliminar el stress, la ansiedad y el sufrimiento que todos en una medida u otra padecemos.

Ante la difusión y proliferación del mindfulness, creo que es importante que se explique bien a la gente estas cuestiones para no convertir su práctica en un “pseudo-producto” de moda, adaptado a nuestra necesidad intrínseca de búsqueda del bienestar. Este post, surge de sentir la necesidad de explicarlo a mis alumnos y gente interesada que amablemente se para a leer este blog.

mindfulness thich_nhat_hanh

Esta película, mas allá de si gusta mas o menos o de las creencias de cada uno, refleja bien cual es el origen del Mindfulness así como es su esencia y filosofía y es un buen contrapunto a la visión de que mindfulness es sinónimo de psicología, reducción del estrés, herramienta de gestión emocional, o conceptos de similar naturaleza, despreciando otros conceptos alejados de la “visión psicológica” y/o científica. Por ello, es recomendable por lo menos ser vista para no caer en visiones particulares y sesgadas del mindfulness. Se trata en definitiva, de no caer en una apropiación del concepto mindfulness orientado en un sentido psicológico. Mindfulness (la meditación en sí) existe mucho antes del nacimiento de la psicología. Por lo tanto, recomiendo a toda la persona interesada en aprender a meditar que la vea.

En este fenómeno de proliferación del mindfulness, hay otros hechos que también son dignos de reseñarse. En concreto uno que veo muy a menudo. Al ritmo que aumenta la “moda del mindfulness”, aumentan los correos que recibo de algunos psicólogos interesados en hacer una formación que les capacite y les acredite para poder aplicarlo en su práctica clínica. Entender el mindfulness desde esta conceptualización en mi opinión, es no entender bien su práctica. Mindfulness, es simplemente estar atentos a los eventos internos que nos suceden sin intentar controlar nada, ni tener ningún tipo de intencionalidad y/o beneficio con dicha observación consciente. No hay por lo tanto, ninguna voluntad de intervención ni de modificación de la conducta. Los verdaderos “beneficios” del mindfulness, solo aparecen cuando se dejan de buscar beneficios.

En la Escuela de Mindfulness de Alicante, enseñamos a la gente a practicar mindfulness sin buscar objetivos mas allá del de escucharse a uno mismo. Es un aprendizaje que trasciende los roles, las profesiones y se centra en la persona, para que cada uno descubra mediante su práctica lo que su practica le tenga que enseñar. Para que se integre en las vidas de los que lo practican de forma pausada y progresiva. Es un aprendizaje abierto a todas las personas que quieran tomar consciencia de su vida interior, de cómo opera su mente, o que quieran abrirse a sentir las emociones que surjan en el proceso. Se trata de hacer mindfulness y sólo mindfulness.